JABUGO

Madrid, 18 de mayo 2009

            He leído recientemente, en una publicación del sector agroalimentario, que se acaba de celebrar el Congreso Mundial del Jamón, en Aracena, en el cual se alude a la decisión de hace ya varios meses del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino de modificar el nombre de la DOP Jamón de Huelva, y a petición de su Consejo Regulador, por la DOP Jamón de Jabugo. Esta noticia, que nos congratula totalmente, tiene notables antecedentes que voy a tratar de recordar.

         En la Ley del Estatuto del Vino de 1970 es donde por primera vez se abre la expectativa de conceder Denominación de Origen a otros productos distintos del vino.  Yo entonces era Jefe de los Servicios Técnicos del antiguo Instituto Nacional de Denominaciones de Origen (INDO) y lógicamente cuando se inició esta posibilidad de aplicar Denominación de Origen a los jamones, nos ocupamos pronto de estudiar la protección  del nombre Jabugo, que era el mayor prestigio entre las distintas áreas jamoneras del territorio español.

            Recuerdo que celebré varias reuniones con el sector, recorriendo toda la zona de producción, viendo la maravillosas dehesas de  alcornoque de la sierra de Aracena y la explotación del cerdo ibérico en montanera, Era evidente la necesidad y urgencia de proteger el nombre de Jabugo con Denominación de Origen, para dar mayor potencialidad y estabilizar a  la ganadería e industria de la zona,

            Así se quiso hacer, pero la firma Sánchez Romero Carvajal, Jabugo, S.A. impugnó esta decisión aludiendo a que el nombre geográfico de Jabugo estaba incluído en el propio nombre de la razón comercial, y en consecuencia les pertenecía. Pero ningún particular ni empresa puede registrar un nombre geográfico, porque eso es tanto como hacerlo exclusivo para uso propio, y me extrañó que la Abogacía del Estado del Ministerio de Agricultura no tratase  de impugnar esta marca. El Registro de la Propiedad Industrial  reconoció que se  había cometido un error registral, y ahí quedó todo. Por otra parte en la zona no existía un espíritu de libertad de decisión, sino de sometimiento a la empresa Sánchez Romero Carvajal, que compraba un volumen importante de  perniles para su curado o crianza. Incluso el Alcalde de Jabugo estaba en la nómina de la empresa. Sin embargo existían ya otras e importantes empresas dedicadas a la curación del jamón y recuerdo mis contactos con Cortegana, con Cumbres Mayores (Antonio Domínguez) y algunas industrias menores de pueblos limítrofes como El Repilado, etc

           Entonces tuve la idea, para potenciar toda esta zona jamonera, de que se reconocieran como Denominaciones de Origen estos nombres geográficos ya tan afamados de Cortegana y Cumbres Mayores, con alta calidad y control de sus  jamones curados. Hablé con los productores de la zona y en principio les pareció muy bien la idea, aunque temían la represalia de la empresa citada.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Atrás

 

Logo